El objeto de toda discusión no debe ser el triunfo sino el progreso”: Joseph Joubert / En opinión de Lilia Arellano


Redacción MXPolítico.-  Sin duda alguna, las relaciones entre el Ejecutivo federal y las entidades de la República, así como las reglas del juego del reparto presupuestal, han cambiado en esta administración. La gestión del presidente Andrés Manuel López Obrador está conteniendo las transferencias como medida en contra de la corrupción, pero evidentemente está beneficiando a entidades gobernadas por miembros de su partido, Morena, lo cual si bien no es ilegal tampoco podría calificarse de ser muy moral. 

Sin embargo, no se está dando seguimiento a las investigaciones sobre desvío de recursos en las entidades federativas realizadas por los gobernadores y sus subordinados, las cuales fueron identificadas por la Auditoría Superior de la Federación (ASF). Las denuncias correspondientes ante la Fiscalía General de la República (FGR) tampoco se han presentado, y los mandatarios y ex mandatarios gozan, sin ningún problema, de las fortunas acumuladas, sobre todo si son aliados de partido en el poder, Morena. 

Las excepciones que confirman la regla provienen de mandatarios investigados, pero identificados como adversarios políticos de la Cuarta Transformación, como el ex gobernador de Baja California, Kiko Vega De Lamadrid, a quien las denuncias se le acumulan. Sin embargo, otros ex mandatarios aliados a López Obrador, como el de Chiapas, Manuel Velasco Coello, o el de Tabasco, Arturo Núñez Jiménez, no sólo no son investigados por la FGR, sino apapachados por el gobierno federal. Velasco Coello es actualmente senador de la República, mientras el hijo Arturo Núñez, Néstor Núñez López, hace fortuna como alcalde de Cuauhtémoc, en la Ciudad de México. 

Una evidencia muy clara de este cambio es la disminución del gasto federal transferido a los estados. Las Participaciones, Aportaciones, Convenios y cualquier otra transferencia de recursos a las entidades, sumó un  billón 429 mil millones de pesos, monto 3.9 por ciento por debajo de los suministrado en el mismo periodo de 2018. Y para el 2020, el Proyecto de Presupuesto de Egresos plantea una reducción de 0.5 por ciento frente al presupuesto de este año. 

Hasta septiembre, los estados más afectados son Durango, Colima y Sinaloa, con caídas de 14, 13 y 10 por ciento, respectivamente. También con bajas importantes están Chiapas, con 5.1%; Guerrero, con 6.1%; y Oaxaca y Tlaxcala, con 2.4 y 4.4 por ciento, respectivamente. Esta disminución la resienten más entidades con un sistema de recaudación de impuestos locales débil, y quienes dependen más de los recursos que les transfiere la federación: Guerrero, Tabasco y Morelos, donde menos del 15 por ciento de sus recursos provienen de la recaudación propia. 

Y para el año próximo se prevé una reducción de 0.5 por ciento en el gasto federal, pero las transferencias podrían ser menores si  no se cumplen las expectativas de crecimiento y recaudación de Hacienda de 2 por ciento. Además, hay un claro favoritismo hacia el partido del presidente, en el reparto de partidas presupuestales para los estados el próximo año. De acuerdo a un análisis de los legisladores del PAN, en el gasto en programas sin reglas de operación, el cual otorga subsidios a estados por un monto global de 318 mil millones de pesos, 68 por ciento sería para las seis entidades morenistas mientras que 10 gobernadas por panistas recibirían apenas 10 por ciento. 

Baja California, Ciudad de México, Chiapas, Puebla, Tabasco y Veracruz, entidades gobernadas por morenistas, recibirán más de 61 por ciento, en promedio, de las principales aportaciones para los estados contempladas en el Presupuesto de Egresos 2020. Un ejemplo: de 3 billones 471 mil millones de pesos considerados para gasto social, las entidades de Morena obtendrían un 59 por ciento. En contraste, de ese monto, los 22 estados gobernados por el PRI y el PAN recibirían 30.8 por ciento. 
 
Otro: el fondo correspondiente a programas con reglas de operación, donde se contemplan 188 mil millones de pesos, de los cuales el 91 por ciento están previstos para las entidades morenistas. Uno más: la partida de proyectos de inversión estatal, contempla 401 mil millones de pesos, de los cuales 44 por ciento serían programados para los estados morenisas, mientras que los doce gobiernos del PRI recibirían apenas 8.6 por ciento y los 10 del PAN únicamente 4.1 por ciento. 

Según el diputado panista Xavier Azuara, secretario de la Comisión de Presupuesto, en rubros como los de desarrollo social y proyectos estatales, “se castiga” a los estados emanados de un partido diferente a Morena. ”El Presupuesto 2020 es un arma electoral del gobierno federal. En el gasto de los programas sociales vemos un privilegio a los estados gobernados por Morena para beneficiar a sus habitantes, y los proyectos de inversión se enfocan a los estados donde están gobernando ellos”, aseguró el legislador.

“MOCHES” CONTRA REGLAS DE OPERACIÓN

Los diputados federales ya incumplieron la Constitución, dos leyes y un reglamento al no haber aprobado el Presupuesto 2020 en el periodo legal correspondiente. El Artículo 74 constitucional señala: “La Cámara de Diputados deberá aprobar el Presupuesto de Egresos de la Federación a más tardar el 15 del mes de noviembre”. Y la Ley Federal de Presupuesto y Responsabilidad Hacendaria, en su artículo 42, reitera que el plazo límite para la aprobación del gasto es el 15 de noviembre.

Fueron citados a sesión este jueves los legisladores federales en una sede alterna, la Expo Santa Fe, para lo cual se implementó un operativo de la policía capitalina para garantizar la sesión. Los diputados de Morena, PT, PVEM y PES  fueron trasladados desde un hotel en Paseo de la Reforma, al igual que personal de la Cámara y de medios de comunicación. Los diputados del PRI fueron citados en su sede nacional, desde donde también se les trasladó a Santa Fe. Los legisladores del PAN decidieron no asistir a la sede alterna.

Mario Delgado, coordinador de Morena, sostuvo camino a la Expo Santa Fe, que si los panistas habían decidido no asistir era a causa de que no había “moches” en el PEF 2020. Desde la sede nacional de su partido, Juan Carlos Romero Hicks, coordinador del PAN, le reviró al retarlo a acompañar el Presupuesto de Egresos de la Federación (PEF) con reglas de operación. “Reto a Mario Delgado a que le pongan reglas, pedimos reglas de operación. Le tiene miedo a las reglas de operación”.

Romero Hicks reprobó que Morena y la Cuarta Transformación no hayan escuchado a la oposición a la hora de elaborar el Presupuesto. “Este presupuesto demuestra el autoritarismo del gobierno: la única voz que se ha escuchado es la de Andrés Manuel López Obrador”, sostuvo. 

Por su parte, el diputado panista Elías Lixa aseguró que la sesión en una sede alterna a en la que Morena busca aprobar el Presupuesto 2020 es impugnable por todas partes y que explorarán rutas legales para ese efecto. “El acta de esa sesión consideramos que será impugnable por todas partes porque en esa sesión de fecha 6 se aprobará con fecha 21, está peor que la película “Volver al Futuro”, aseguró. 

CORRUPCIÓN E INSEGURIDAD PEGA A CRECIMIENTO: S&P

México no cuenta con las condiciones sostenibles para tener un crecimiento de cuatro por ciento ni el corto, mediano o largo plazo, advirtió la calificadora Standar & Poors, al explicar el país no crece a tasas que superen al menos 2 por ciento, por diversos factores como los bajos niveles de inversión tanto pública como privada. Las proyecciones a mediano y corto plazo son de niveles de crecimiento cercanos a 0.2 por ciento menos para 2019 y  2020, cuando la agencia prevé el país tenga un nivel de 0.4 por ciento y 1.3 por ciento, respectivamente.  

“Probablemente el crecimiento de la economía de México sería más fuerte y tendría menos implicaciones de calificación con menos inseguridad y menos corrupción, aseguró Lisa Shineller, analista de la calificadora crediticia Standard & Poor´s, durante la conferencia anual de “Perspectivas sobre las Tendencias Emergentes”. Ahí, Sebastián Briozzo, analista soberano y de finanzas públicas de S&P, enfatizó ni México ni ningún país de América Latina cuenta con las condiciones necesarias para tener un crecimiento a 4 por ciento, dadas las bajas condiciones de inversión. “El nivel de inversión ha sido históricamente bajo en México, cerca de 20 por ciento del PIB, tanto en inversión pública como privada, mientras cuestiones como esa o del sistema financiero, es decir, que el nivel de intermediación financiera siga siendo tan bajo, mientras estas condiciones objetivas -que no son de derecha ni de izquierda- sean tan bajas, va a ser muy difícil alcanzar de manera sustentable el crecimiento”, argumentó. 

S&P advierte si hay posibilidad de que el bajo crecimiento de la economía mexicana afecte las cuentas fiscales, la capacidad de respuesta ante la deuda de Pemex y eventualmente la calificación soberana del país y de la petrolera. Joydeep Mukjerji, analista soberano de la agencia, aseguró no obstante el grado de inversión no está en riesgo, aún con la perspectiva negativa, pues la nota soberana de México se mantiene tres escalones arriba del grado de inversión, en “BBB+”. 

Para Lisa Shineller, el respeto al estado de derecho, la corrupción y el manejo de la regulación energética son factores que pueden tener impacto en la nota del país, si no se revierte el deterioro. “Probablemente, el crecimiento de la economía de México sería más fuerte y tendría menos implicaciones de calificación con menos inseguridad y menos corrupción. Y ese fue el mismo caso de la administración de (Felipe) Calderón y (Enrique) Peña Nieto”, aseguró. 

DE LOS PASILLOS

La Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE) presentó en París, Francia, su “Panorama Económico”, en el cual proyectó la economía de México crecerá apenas 0.2 por ciento este año, 3 décimas menos que su proyección de septiembre pasado, debido a una desaceleración de sus exportaciones gestada por las tensiones arancelarias que mantiene en confrontación a China y Estados Unidos. En tanto, para 2020,  su pronóstico paso de 1.5 a 1.3 por ciento, es decir, también 3 décimas menos. “Se espera que la economía se fortalezca gradualmente en 2020 y crezca un 1.6 por ciento en 2021”, subrayó el organismo. 

Claudia Sheinbaum, jefa de Gobierno capitalino, decretó la alerta de género este jueves en la Ciudad de México, medida, dijo, encaminada a “proteger a nuestras niñas y mujeres”. En su cuenta de Twitter, @Claudiashein, explicó al apoyar a mujeres en su proceso de denuncia, aumentaron los carpetas de investigación y detenciones y, por lo tanto, subió el registro de los delitos de agresión sexual y violaciones. “Todos y todas en esta ciudad debemos decir ALTO, BASTA. Por mi parte enfrento la realidad y mi gobierno defenderá con fuerza a las mujeres, niñas y niños, víctimas de los agresores sexuales”, escribió.


Lo invitamos a visitar nuestra página www.liliaarellano.com
Esperamos sus comentarios al correo: Lilia_arellano@yahoo.com;
Facebook.com/Liliaarellanooficial - Twitter @Lilia_Arellano1
Disfruta de los programas que tenemos para ti en nuestro canal oficial de
Youtube.com/liliaarellano

- - - 
Los comentarios emitidos en esta columna son responsabilidad de sus autores y no reflejan la posición del medio 
 

Tu opinión es importante

Minuto a Minuto

Minuto a Minuto